.. . .. . .....Comuniquese con El Dr. Alfredo Zeballos

.

TECNICAS CON CIRUGIA Y TRATAMIENTOS MEDICOS DE REJUVENECIMIENTO FACIAL

 

La exfoliación por medios químicos comprende la aplicación de uno o más agentes exfoliantes en la piel, que provocan la destrucción de partes de la epidermis o de la dermis o ambas y la regeneración posterior.
Con la aplicación de la solución de Jessner, alfa-hidroxiacidos y dióxido de carbono solido se produce una lesión epidérmica (exfoliación superficial) sin vesiculacion clínica.
La lesión dérmica superior (exfoliación de profundidad media) se obtiene con acido tricloroacetico  en concentraciones del 35% al 50% o en combinaciones con dióxido de carbono sólido y nitrógeno liquido (criopeeling).
La lesión dérmica media (exfoliación profunda) producida por formas farmacéuticas con fenol y a partir de 1961 Baker y Gordon describieron la formula exfoliante química clásica con fenol.

 

Foto 1 y 2. Paciente con lesiones, verrucosas, pigmentadas y múltiples en diferentes regiones de la cara. Diagnóstico histopatologico, compatible con queratosis seborreica.
Foto 1 y 2. Paciente con lesiones, verrucosas, pigmentadas y múltiples en diferentes regiones de la cara. Diagnóstico histopatologico, compatible con queratosis seborreica.

Foto 1 y 2. Paciente con lesiones, verrucosas,  pigmentadas y múltiples en diferentes regiones de la cara. Diagnóstico histopatologico, compatible con queratosis seborreica.

 
Foto 3 y 4. Terapia local con tricloroacetico al 50%, combinado con crioterapia (criopeeling).
Foto 3 y 4. Terapia local con tricloroacetico al 50%, combinado con crioterapia (criopeeling).

Foto 3 y 4. Terapia local con tricloroacetico al 50%, combinado con crioterapia (criopeeling).

 

 

• SUSTANCIAS UTILIZADAS PARA AUMENTAR EL VOLUMEN DE LOS TEJIDOS BLANDOS

 

El aumento del volumen de los tejidos blandos cobró una importancia notable, dado que cada vez más individuos buscan el mejoramiento estético sin procedimientos quirúrgicos. En la actualidad, los médicos cuentan con un arsenal de técnicas y materiales de implante mucho más amplio para mejorar el contorno facial, disminuir las arrugas y detener los signos que revelan que el rostro envejece.
Para que la comunidad médica general pueda utilizar una sustancia, esté debe presentar ciertas propiedades intrínsecas: debe tener un elevado potencial de uso y producir resultados cosméticos agradables y sin causar reacciones adversas, además, no debe ser teratogénica, carcinogénica y por último, si no son autólogos, deben estar aprobados por la FDA, y con las recomendaciones de realizar pruebas epicutaneas o intradérmicas de tolerancia, aunque potencialmente todos ellos podrían provocar reacciones adversas. El sistema inmune tiene la capacidad de reconocer el antígeno, ya sea precozmente o en periodos más tardíos.
Aunque ninguno de los implantes disponibles cumple con todos estos criterios, hay diversas opciones que son adecuadas para ciertas tareas, satisfacen al paciente y ofrecen perfiles de seguridad excelente, como la grasa autóloga, injerto dérmico autologo y colágeno preparado para cada paciente individualmente.
Existe una variedad de sustancias de relleno alogénicos y heterólogos de origen animal y sintético (colágeno bovino, polimetilmetacrilato, ácido hialuronico, silicona, politetrafluoroetileno y otros) que según sus fabricantes no presentan reacciones adversas, lo cuál no es cierto. La bibliografía nos muestra reacciones como hematomas, equimosis, infecciones, lesiones papulopusturales o acneiformes, hinchazón o edema, eritema, cambios en la pigmentación, palpación de los implantes y necrosis de tejido subyacente. Sin embargo, las complicaciones más preocupantes son las reacciones de granuloma e hipersensibilidad, que se presentan en forma tardía (2 o 3 años).
 Nosotros realizamos implantes dérmicos, obtenidos de la región retroauricular, región escapular o de la zona externa del muslo, con incisiones pequeñas, preparación de cordones y hojuelas y la introducción mediante la canalización de agujas hipodérmicas numero 16 y 18. Con el objeto de corregir la profundidad de los surcos nasogenianos y otras cicatrices lineales atróficas asociadas a la técnica de subcisión

 

 Foto1. Paciente que presenta surcos nasogenianos profundos
Foto 2. Mediante una incisión elíptica de 2 a 3 cm. de largo de la región escapular izquierda, se obtiene pequeños cordones y hojuelas dermoepidermicas.

Foto1. Paciente que presenta surcos nasogenianos profundos

Foto 2. Mediante una incisión elíptica de 2 a 3 cm. de largo de la región escapular izquierda, se obtiene  pequeños cordones y hojuelas dermoepidermicas.

 
Foto 3. Bajo anestesia local y canalización con agujas hipodérmicas numero 16 y 18 se introduce los implantes dérmicos, al mismo tiempo se completa con la técnica de subcision
Foto 4. Se logra buena corrección de los surcos nasogenianos.
 
Foto 3. Bajo anestesia local y canalización con agujas hipodérmicas numero 16 y 18 se introduce los implantes dérmicos, al mismo tiempo se completa con la técnica de subcision
 

Foto 4. Se logra buena corrección de los surcos nasogenianos.

 

• BLEFAROPLASTIA

 

La blefaroplastia es uno de los procedimientos cosméticos más frecuentes, en que la mayoría de los candidatos tienen una edad superior a los 40 años. La blefaroplastia del párpado superior es un procedimiento simple, con pocos efectos adversos de complicaciones. Por el contrario, la blefaroplastia del párpado inferior es un procedimiento más complejo, que necesita experiencia, con algunas complicaciones.
La indicación más frecuente para una blefaroplastia es el diagnóstico de blefarocalasia o sea cuando existe un exceso de piel en el parpado superior o inferior; con frecuencia están presentes signos de grasa periorbitaria que sobresale y llama la atención cuando afecta el parpado inferior. Estos cambios se observan con el envejecimiento normal a medida que la piel pierde su elasticidad, debido a cambios regresivos en el colágeno y en las fibras elásticas.
Existen varias técnicas quirúrgicas, incluyendo la blefaroplastia transconjuntival del parpado inferior, esté último se realiza cuando hay un exceso de grasa sin un exceso de piel en los parpados inferiores, además tiene dos ventajas principales: No produce cicatriz cutánea en el párpado inferior y se produce muy poca o ninguna equimosis tras el procedimiento. La técnica del colgajo cutáneo del párpado inferior, se adapta mejor a los pacientes que tienen un exceso de piel en el párpado junto con un exceso de grasa en los compartimientos de ubicación medial.

 

                                           
Foto 1. Paciente que presenta blefarocalasia moderada y signos de grasa periorbitaria medial de ambos párpados inferiores.

Foto 2 y 3. Blefaroplastia clásica de ambos párpados inferiores.

Foto 1. Paciente que presenta blefarocalasia moderada y signos de grasa periorbitaria medial de ambos párpados inferiores.

 

Foto 2 y 3. Blefaroplastia clásica de ambos párpados inferiores.

 

 
Foto 2 y 3. Blefaroplastia clásica de ambos  párpados inferiores.
Foto 4. Buena evolución
 
"Foto 2 y 3. Blefaroplastia clásica de ambos párpados inferiores."
 

Foto 4. Buena evolución

 

 

• TOXINA BOTULINICA

 

El 15 de abril de 2002 la FDA le concedió a Allergan, Inc la aprobación del Botox Cosmetic (toxina botulínica de tipo A) para el mejoramiento temporal de la apariencia de las arrugas glabelares de moderadas a severas en hombres y mujeres adultos mayores.
La toxina ingresa a los nervios mediante su unión a receptores proteicos de superficie y posterior endocitosis en vesículas internalizadas. La cadena liviana es liberada hacia el citosol del nervio y el complejo proteína SNARE es dividido para inhibir la exocitosis de los neurotrasmisores como la acetilcolina. La toxina de tipo A escinde a SNAP-25, mientras que la de tipo B escinde a la proteína de membrana asociada con vesículas (VAMP), también denominada sinaptobrevina.
La toxina botulínica se utiliza sobre todo en Dermatología para el tratamiento de las líneas de expresión dinámicas del tercio superior del rostro: el fruncimiento del ceño glabelar, las arrugas de la frente horizontales, las patas de gallo perioculares, las arrugas faciales y la hiperhidrosis axilar. En años recientes se ha reportado el uso de la toxina botulínica en cuadros de neuralgia postherpetica, pénfigo familiar benigno, bandas platismales del cuello, hidrocistomas múltiples de los parpados y también para mejorar la cicatrización de las heridas postquirúrgicas en pacientes con tendencia a la formación de cicatrices hipertróficas, aunque se requieren más estudios en estos últimos casos.